SOBRE DON RAMEN

Esta web es fruto de la ilusión por compartir mi obsesión con el ramen. Nací en 1980, y empecé a hacer mis primeros pinitos en el mundo de la cocina japonesa alrededor de 1998, por lo que contaría por esa época con 18 años. Era la época del boom del manganime en España y me metí de lleno en ese mundillo, primero desde el mundo de los fanzines para pasar posteriormente al de las revistas, manga y animación.

El calvo que prepara el caldo

Entre mis primeras visitas a los por entonces escasos restaurantes japoneses en Barcelona y mi primer viaje a Japón en 2002 aproveché mi afición a la cocina para ir adentrándome en el mundo de la gastronomía japonesa, pero fue en mi segundo viaje cuando me casé en 2013 cuando descubrí el ramen, un plato al que no había hecho mucho caso que encontré un mundo de combinaciones infinitas en el que deleitarse y no cansarse nunca. Para entendernos, no hay muchas formas distintas de preparar yakisoba o hacer un sukiyaki y las pequeñas cantidades de pescado que se utilizan para hacer sushi hacen que no sea un área donde puedas profundizar mucho (a no ser que tengas mucho dinero y mucha gente para comer) pero hacer ramen es otro tema: los ingredientes son baratos y fáciles de conseguir. Además, casi todo lo utilizado se puede o congelar o guardar refrigerado durante periodos largos.

   
El ramen de Kyoto Gogyo

En mi tercer viaje a Japón, en 2017 aproveché para visitar varios lugares especialmente referenciados por sus especialidades: desde el famoso tsukemen de Rokurinsha o el espectacular (además de por el sabor, por ver cómo lo hacen) ramen quemado de Kyoto Gogyo pasando por el ramen que ofrecen en cadenas como Ippudo Ichiran.

Incluso recientemente tuve la oportunidad de comer en uno de los restaurantes de Ivan Orkin en Nueva York, conocido por haber abierto (con éxito) un restaurante de ramen en Tokyo, historia que podéis ver en un episodio de Chef’s Table en Netflix.

El famoso shio ramen de Ivan Orkin

Todas estas experiencias me han ido empujando a intentar perfeccionar poco a poco las distintas recetas que he podido recopilar a partir de libros, compartiendo experiencias con aficionados en internet o deduciendo fotograma a fotograma los pocos vídeos en los que se puede ver a japoneses cocinando: si os fijáis les encanta publicar vídeos comiendo, pero son muy reservados a la hora de compartir sus recetas.

En la actualidad preparo ramen al menos un par de veces por semana, intentando alternar mis versiones favoritas (mi preferido es el tantanmen) con nuevas combinaciones. También doy clases de ramen en Barcelona. Y a finales de 2018 me sentí lo suficientemente cómodo con la experiencia adquirida como para empezar a compartir mis recetas, cosa que mi inseguridad no me permitió antes. Además, la explosión de restaurantes de ramen en distintas ciudades españolas y la escasez de páginas que ofrezcan recetas y consejos como dios manda, incluyendo auténticos despropósitos me animaron a empezar este proyecto.

Espero que te sirva de ayuda, y no dudes en contactar conmigo si necesitas ayuda: estaré encantado de echar una mano.